BIENVENID@S

En este blog encontrarás reseñas de películas de cine europeo realizado desde principio de los 60 a finales de los 80.
Cine de culto, de género, de bajo presupuesto, cine de barrio y de doble sesión, solo editado en la mayoría de los casos en vhs o visto en emisiones antiguas de televisión.
Un fuerte abrazo y se bienvenid@ a UN GATO EN EL CEREBRO

Todas las reseñas están escritas por Robert Garcia.

No dejes de visitar la GIALLOTECA

sábado, 7 de noviembre de 2015

VÉRTIGO EN LA PISTA


TITULO ORIGINAL: Speed Driver
TITULO EN ESPAÑA: Vértigo en la pista
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1980
DIRECTOR: Stelvio Massi
REPARTO: Fabio Testi, Senta Berger, Francisco Rabal, Orazio Orlando, Luis Rivera, Manuel Zarzo, Romano Puppo

SINOPSIS: Un piloto de carreras ilegales llamado Rudi invierte todo el dinero que gana en intentar curar la adicción de su hermano a las drogas. Su habilidad llama la atención de un poderoso narcotraficante, que le convence de que compita para él, sin que Rudi conozca los vínculos con las drogas de su nuevo patrón. Cuando lo averigua, el corredor queda atrapado en una situación indeseable. Su hermano muere asesinado y él clama venganza.

COMENTARIO: Si en los década de los setenta fue el poliziesco donde más se movió el cineasta Stelvio Massi, en la siguiente comenzó con dos largometrajes ambientados en el mundo de los coches, las motos y las carreras. Speed cross y Vértigo en la pista tienen esos puntos en común, además ambas están protagonizadas por Fabio Testi. En el caso que nos ocupa estamos ante una co-producción entre España, Italia y Alemania, y en el reparto de ella hay que destacar a la austriaca Senta Berger, y a dos de nuestros actores más queridos, Francisco Rabal y Manuel Zarzo.

Lo mejor de la película son las continuas carreras protagonizadas por Testi, o por su doble. La cinta contiene muchas imágenes reales de carreras, no obstante en los títulos de crédito se puede leer lo siguiente: “Agradecemos la colaboración del EQUIPO ESPAÑOL DE FORMULA 1, y a su piloto EMILIO VILLOTA”.

Aparte de ellas, tenemos en la trama una historia de drogadicción, tráfico de estupefacientes, engaños, venganzas, y algún lio amoroso del personaje interpretado por Testi. Todo ocurre cuando Testi y su socio deciden dar el salto, y pasar de las carreras clandestinas con las que ya ganan una pasta, a competir en la Formula 1 con la ayuda de un patrón que usa los coches como tapadera para traficar con heroína.

El conjunto no está nada mal, la película resulta de lo más entretenida, con muy buenos momentos, y aunque se alarga hasta casi 105 minutos de metraje, no se hace pesada ni insoportable, además viene salpicada con una banda sonora a cargo de Stelvio Cipriani. Evidentemente no estamos ante una de las grandes películas sobre este tema, véase Grand Prix (John Frankenheimer, 1966) o Las 24 horas de Le Mans (Lee H. Katzin, 1971), pero si ante un título recomendable para quien guste de pasar un buen rato sin esperar una obra maestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario