BIENVENID@S

En este blog encontrarás reseñas de películas de cine europeo realizado desde principio de los 60 a finales de los 80.
Cine de culto, de género, de bajo presupuesto, cine de barrio y de doble sesión, solo editado en la mayoría de los casos en vhs o visto en emisiones antiguas de televisión.
Un fuerte abrazo y se bienvenid@ a UN GATO EN EL CEREBRO

Todas las reseñas están escritas por Robert Garcia.

No dejes de visitar la GIALLOTECA

miércoles, 6 de abril de 2016

NERÓN Y POPEA


TITULO ORIGINAL: Nerone e Poppea
TITULO EN ESPAÑA: Nerón y Popea
AÑO DE PRODUCCIÓN: 1982
DIRECTORES: Bruno Mattei, Antonio Passalia
REPARTO: Piotr Stanilas, Patricia Derek, Gino Turini, Mario Novelli, Susan Forget, Caterina Catambrone, Sandro Zambito, Guido Scalzone, Bruno Rosa, Nicola Di Goia

SINOPSIS: Poco a poco su imperio está cayendo, pero Nerón no ve más allá de vivir continuas fiestas sexuales. Su esposa Popea poco puede hacer para impedirlo.

COMENTARIO: La década de los ochenta fue quizás la mejor para el cineasta Bruno Mattei, al menos para quien les escribe. En aquellos años dirigió títulos muy potables como Apocalipsis caníbal (1980), Violencia en una cárcel de mujeres (1982), Año 225, después del holocausto (1984) o ¡Scalps! (1987), en los años posteriores se adentró en el terreno de los telefilms o en películas que salían directamente para el mercado de video doméstico.

En 1981 dirigió Calígula y Mesalina, y al año siguiente esta Nerón y Popea, ambas enmarcadas dentro del péplum erótico. En el papel de Nerón nos encontramos con el polaco Piotr Stanislas, uno de los primeros actores dedicados al porno en declararse bisexual a finales de los 70. Stanislas no solo hizo cine para adultos, también intervino en diversos títulos dentro del cine convencional.  Como Popea tenemos a Patricia Derek, quien no pasaría a la historia del séptimo arte ya que solo la podemos ver en otra película más.

No hay mucho que contar sobre la trama, durante esta asistiremos al lento declive del imperio de Nerón, personaje que se entrega a continuas escenas de libertinaje sexual, incluyendo el incesto con su propia madre, o la conversión de un hombre en mujer cuando el emperador se enamora de este pero las leyes del lugar impiden el matrimonio, con amputación de los atributos masculinos de la futura esposa en primer plano. No falta tampoco alguna escena lésbica para animar al espectador, así como alguna de tortura física.

En fin, uno de los múltiples títulos que mezclaba el cine de romanos con el erotismo, casi rozando el porno. Quien haya visto alguna ya sabe lo que le espera, cine sórdido o como lo llaman fuera de nuestras fronteras, sleazy cinema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada